Pour une visite au musée, réservez en ligne! Merci!

Paleomission : en busca del perezoso antiguo – el proyecto

EL PROYECTO

Francés

Inglés

 

LAS EXTINCIONES Y LA ERA DEL HIELO

Hace unos 11,000 años, vastos glaciares cubrían gran parte de América del Norte, atrapando el agua del océano y bajando los niveles del mar.
Por razones que no entendemos, grandes mamíferos como los mamuts y los mastodontes se extinguieron repentinamente. Las islas del Caribe también experimentaron un evento de extinción, pero estos animales, que incluían ciertas especies de perezosos, sobrevivieron hasta hace al menos 4000 años.

Las islas del Caribe eran un paraíso para un conjunto diverso de mamíferos antes de la llegada de los humanos.

De izquierda a derecha: Paralouatta varonai (mono, extinto); Solenodon arredondoi (insectívoro con aspecto de musaraña, extinto); Megalocnus rodens (perezoso, extinto); Geocapromys columbianus (roedor grande, extinto) ©David A. Rini ©Johns Hopkins University

 

BUCEO EN CUEVAS

Las cuevas sumergidas son a menudo ricos depósitos de restos paleontológicos. Sin embargo, el buceo en cuevas es una de las actividades más peligrosas conocidas. Los buzos de cuevas pasan miles de horas practicando y refinando sus técnicas. Para garantizar su seguridad, instalan cuerdas guías a seguir, trabajan en pares y cargan luces y cilindros de aire adicionales.

Si te sientes listo, toma tu equipo de buceo y sumérgete en estos entornos extremos para experimentar lo que hacen estos exploradores y
científicos. Sigue la cuerda guía para aprender sobre las extinciones de animales y el cambio climático desde lo más profundo del corazón de una cueva cubana.

 

La fotógrafa submarina de nuestro equipo, Jill Heinerth, con la cámara impermeable. « El buceo en cuevas es como nadar en las venas de la Madre Tierra, en el sustento que alimenta el planeta ». -Jill Heinerth

 

LOS MISTERIOS PROFUNDOS

Noticia de los restos óseos en Cueva Margarita 1 llamó la atención de los científicos en 2012, y pronto se confirmó que eran perezosos extintos. Se reunió un equipo internacional para emprender una expedición a la cueva, financiada por la National Geographic Society.

« ¿Qué especies de perezosos están presentes? ¿Cómo era el ambiente en el que vivían? ¿Y podemos aprender más sobre el destino de estos individuos y sus especies? Estas son algunas de las preguntas que estamos tratando de responder. » – Matthew Peros, Director del proyecto

Director del proyecto, Matthew Peros. ©Joao Gabriel Martínez López

 

El co-director del proyecto, Joao Gabriel Martínez López, con la bandera de la National Geographic Society de la expedición. ©Jill Heinerth

 

EL PEREZOSO: UNA HISTORIA DE EXTINCIÓN Y SUPERVIVENCIA

Los perezosos aparecieron por primera vez en el registro fósil hace 30 millones de años y vivían en todo el continente americano. Desde entonces, la gran mayoría de los perezosos se han extinguido, pero dos géneros (Choloepus, perezosos de dos dedos y Bradypus, perezosos de tres dedos) sobreviven actualmente en América Central y del Sur. Durante su historia evolutiva, la mayoría de los perezosos eran grandes y terrestres. Sin embargo, muchos de los perezosos en el Caribe, como Neocnus y Acratocnus, eran más pequeños que sus primos continentales.

Este gráfico, llamado cladograma, muestra la relación evolutiva entre los perezosos tanto vivos como extintos. En este caso, el cladograma es una simplificación y no muestra todos los géneros conocidos de perezosos. Las barras verdes representan perezosos no extintos. Las barras rojas son géneros de perezosos que vivieron en Cuba y las Antillas. El gran cuadro gris abarca el periodo Holocene – período de tiempo desde el final de la última glaciación hace 11000 – y ha sido alargado en tiempo para ilustrar el posible momento de extinción de ciertas especies de perezosos. Las siluetas negras muestran el tamaño y forma corporal aproximada de grupos taxonómicos específicos.

 

 

Introducción

El proyecto

Los trabajos

El descubrimiento

Conclusión

Reconocimientos

Encuesta de visita

Actividades y colorear